Ciencia y política

Entre el apoyo y la imposición

Asesoramiento científico de la política
La era de la incertidumbre

La pandemia en América Latina

Libertad académica y movilización del conocimiento
Cuba y Brasil

Triple crisis en Brasil. Federalismo cooperativo, política democrática y política pública de salud

Ciencia versus política. Dilemas de la pandemia en México
Un diálogo prometedor: ciencia y política en Uruguay

Aportes de los centros de pensamiento

Construyendo puentes. Las kas en América Latina
Centros de pensamiento en América Latina

Desafíos a la ciencia y la tecnología

Innovación, tecnología y democracia
El debate 5G. Soberanía digital de Europa
Aprendiendo de las crisis. Energías renovables en América Latina

Visita nuestra web

dialogopolitico.org

Nuestras redes

Libertad académica y movilización del conocimiento. Cuba y Brasil

Armando Chaguaceda

Armando Chaguaceda

Politólogo, historiador y profesor de El Colegio de Veracruz. Investigador de Gobierno y Análisis Político AC. Estudia la relación entre la sociedad civil, las instituciones políticas y la democratización (y la desdemocratización) en América Latina y Rusia.

Los objetivos y prácticas de cualquier comunidad científica dependen de su contexto social más amplio. Este determina el grado y modo de integración de la actividad científica en la sociedad y los nexos con la élite política. Abordar esos procesos desde la idea de una movilización del conocimiento remite (Moliner y Ramel, 2018) al vínculo entre investigación y acción, a la utilización de los resultados de la investigación por los agentes pertenecientes al contexto en que se desarrolla. Movilización del conocimiento que supone (Naidorf, 2017) la puesta a punto del conocimiento para su aplicación práctica, con claras responsabilidades sociales emanadas del propio sujeto y proceso investigativos. Para esto son imprescindibles la vigencia de un clima, canales y derechos que permitan la más amplia participación, creación y libertad académicas.

« En Latinoamérica, la libertad académica vive hoy horas aciagas, amenazada por actores antidemocráticos de diversa ideología. »

La libertad académica se entiende como el derecho irrestricto de los académicos a la libertad de enseñanza, opinión y discusión, en la realización de sus investigaciones y en la difusión y publicación de los resultados de estas. Abarca también la libertad de opinar libremente sobre la institución o sistema en que trabajan y de participar en organismos académicos profesionales o representativos (unesco, 1997). En Latinoamérica, la libertad académica vive hoy horas aciagas, amenazada por actores antidemocráticos de diversa ideología. A la prolongada sujeción de la academia cubana por un Estado de matriz leninista, se añaden ahora intentos populistas como el de Jair Bolsonaro, orientado a acotar la acción de una comunidad académica que opera en las condiciones (aún) democráticas de Brasil. Este texto pasa revista de cómo los nexos conflictivos entre régimen político y libertad académica impactan, de modo diferenciado pero cónsonamente restrictivo, la movilización del conocimiento en ambas naciones.

Desde el proyecto V-Dem se ha medido la libertad académica. Para ello se consideran varios indicadores: libertad de investigación y enseñanza, libertad de intercambio y difusión, autonomía institucional, integridad del campus, libertad de expresión académica y cultural. Partiendo de estos, cuando comparamos las trayectorias recientes de dos casos restrictivos —la autocracia leninista cubana y el populismo derechista que parasita la democracia brasileña— con otro entorno abierto— la democracia argentina—, los resultados son los que muestra el gráfico 1.

Las diferencias entre los casos no obedecen a meras contingencias históricas. Hunden sus raíces en poderosas estructuras dominantes, dentro y fuera del aparato estatal, que impactan las libertades públicas. Remiten a grados de apertura política, independientes de las ideologías. Así, si analizamos los factores que enmarcan el ejercicio de la libertad de expresión en el ámbito de la academia, un cuadro aproximado sería el que se presenta a continuación.

Gráfico 1. Índice de libertad académica

Fuente: https://www.v-dem.net/en/analysis/VariableGraph/

Repasemos los antecedentes. Es conocido el rol activo de las comunidades académicas sudamericanas en la defensa de sus colegas y centros bajo los autoritarismos de derecha de la guerra fría. Desde centros de pensamiento autónomo como el cebrap brasileño, el cedes argentino, la flacso chilena o las universidades jesuitas en Centro-américa, diversas generaciones de académicos ejercieron la movilización del conocimiento ante los problemas de represión, privatizaciones y exclusión social que vivían sus países. Con el regreso de la democracia en Argentina, Brasil, Chile y Centroamérica se recuperaron los derechos a la autonomía universitaria, la libertad de cátedra y la incidencia pública de los académicos en la vida política nacional.

En Cuba, el modelo de socialismo de Estado ha generado un tipo de sujeción político-ideológica académica más sistemático y completo. Intentos como el de la revista Pensamiento Crítico y el Centro de Estudios de América (desde el campo estatal) o los think tanks Cuba Posible y Convivencia (desde el espacio asociativo) han chocado con la censura de la burocracia cubana. Pese a encontrarse en las antípodas ideológicas, aplica al caso cubano la descripción del tratamiento dado a la comunidad científica por los gobiernos de seguridad nacional, lo que

[…] alarmados porque saben que no pueden permitir ningún cuestionamiento serio de las bases del sistema, tratan de neutralizarle mediante la aplicación de un aparato represivo que se traduce en trabas a la libre expresión de las ideas, persecución ideológica, selección de profesores por su adhesión al régimen más que por su idoneidad intelectual. (Herrera, 2015, p. 92)

Libertad de expresión: censura estatal y movilización en tres contextos latinoamericanos

Fuente: Elaboración propia con base en Schedler (2019).

Pese a ello, en Cuba se ha producido un proceso paralelo de crecimiento de nodos y redes de producción de conocimiento no plenamente sujetos al poder: la participación en lasa y en convenios con universidades de Estados Unidos, Europa o Latinoamérica, por ejemplo, han proveído un marco para cierta innovación y movilización del conocimiento. Podemos encontrar hoy sugerentes análisis de economía —aplicada y política—, sociología —de la pobreza, estudios de género, racialidad— y propuestas de investigación-acción comunitaria que dinamizan las visiones hegemónicas. A pesar del modelo —y no gracias a él—, la movilización del conocimiento científico avanza en la isla.

Fuente: Shutterstock

Pero aún se mantienen el control de la producción y difusión, el veto a profesores y estudiantes —que ha llegado en algunos casos a la expulsión vitalicia del sistema de educación superior controlado por el Estado—, revelando la vigencia del alerta lefortiana sobre la imbricación de poder, saber y ley bajo un régimen de tipo soviético (Lefort, 2014). Se ha documentado (Gallego et al., 2020a; 2020b) el control de la libertad académica en centros de investigación y enseñanza, en tanto política de Estado lesiva de los miembros de la comunidad académica cubana e incompatible con varios instrumentos internacionales. Pervive un modelo de universidad sin reconocimiento de la autonomía y libertad de cátedra, que ha conducido a diversas formas de degradación, persecución y expulsión de quienes no se han adecuado a la interpretación de la política, la ciencia y los derechos de la máxima dirección del Partido Comunista de Cuba (pcc). En palabras recientes de la viceministra de Educación Superior Martha Mesa Valenciano: «El que no se sienta activista de la política revolucionaria de nuestro Partido, un defensor de nuestra ideología, de nuestra moral, de nuestras convicciones políticas, debe renunciar a ser profesor universitario».

Además, Noce (2020), diversos intelectuales, activistas y profesores cubanos han confrontado la promulgación del decreto 349 (2018) enfocado encontrolar las voces alternativas en el mundo de la cultura. Este combina la censura directa sobre una gama amplia de contenidos —que incluyen el uso de la bandera— y el encuadre obligatorio de todas las personas involucradas en actividades artísticas en un registro oficial adscrito al Ministerio de Cultura. Ello, en condiciones de monopolio estatal de la representación de los creadores, ha convertido a las asociaciones artísticas en órganos controladores de las prácticas culturales. Genera que sean los mismos artistas quienes censuren a sus colegas rebeldes. Estos últimos, aunque han respondido con creatividad formando espacios alternativos, se ven desbordados por la vigilancia y la represión estatal, la insolidaridad de parte del gremio y, además, por la incomprensión —por razones ideológicas— de algunas contrapartes latinoamericanas, que parecen reducir la condición contracultural al enfrentamiento al neoliberalismo.

En Brasil, el ascenso del populismo autoritario y conservador de Jair Bolsonaro —tras el golpe parlamentario a Dilma Roussef— ha tenido un impacto doble en la academia de ese país. Por un lado, ha intentado controlar la libertad académica con la imposición de autoridades y normas que socavan las condiciones de producción científica autónoma. En los campos de la cultura y la educación, la cruzada derechista contra la ideología de género y el marxismo cultural son ejemplos de ello. Sin embargo, la respuesta de la comunidad académica brasileña frente a semejante ofensiva ha puesto de manifiesto tanto el legado de organización, articulación, valores e ideales democráticos dentro de la academia y la sociedad de ese país, como las posibilidades que ofrece un régimen político (aún) democrático para frenar las intentonas autoritarias de gobiernos y caudillos populistas

La libertad académica para investigar y enseñar, aunque por la Constitución, está amenazada en Brasil. Desde 2018, varias instituciones de educación superior continuaron recibiendo amenazas anónimas, acompañadas de mensajes de odio contra las mujeres, los negros u homosexuales. La administración Bolsonaro intentó además acotar la autonomía de las universidades federales, por medio de la elección de los rectores. Si bien el presidente tiene la prerrogativa de nombrar sus rectores a partir de una lista de candidatos elaborada por los universitarios, desde hace dos décadas se estableció la tradición de escoger el primer nombre de la lista propuesta, en sintonía con la voluntad de la comunidad académica. Bolsonaro abandonó esa tradición: según un informe de la Asociación Nacional de los Dirigentes de las Instituciones Federales de Enseñanza Superior, de los 25 rectores indicados por el presidente hasta la fecha del estudio, 14 no eran los primeros de la lista.

« La apropiación pública del conocimiento científico es imprescindible para empoderar a la ciudadanía en procesos de desarrollo socioeconómico, gestión pública y participación política »

Otro informe reciente (Hübner et al., 2020) advierte que las amenazas a la libertad académica en Brasil abarcan amenazas contra investigadores, procesos disciplinarios contra profesores incómo dos, cortes presupuestarios a proyectos no subordinados, así como discursos del presidente Jair Bolsonaro y ministros que deslegitiman la actividad académica y promueven denuncias contra profesores. Desde el gobierno de Jair Bolsonaro también se han desplegado acciones de censura, recortes de fondos, acosos e insultos por altos funcionarios, incluidos los titulares de Cultura (Noce, 2020). Se ha avanzado en la institucionalización de la censura al poner bajo control directo de la Secretaría de Cultura (decreto 10499/2020) todas las líneas de financiamiento de las instituciones afines. El ministro del ramo, Mario Frías, alega tendrá la última voz sobre las elecciones estéticas y de contenido en el financiamiento de la cultura a nivel nacional. También se ha ejercido el acoso digital a voces críticas, incitaciones a la violencia y se ha impulsado la judicialización de la libertad de expresión artística bajo el delito de blasfemia. Sin embargo, el Tribunal Supremo de Justicia de Brasil ha detenido los intentos de censura, la oposición parlamentaria ha interpelado a los funcionarios y los artistas han podido movilizarse —usando medios masivos legalmente reconocidos— para
enfrentar la ofensiva autoritaria. La democracia brasileña, infiltrada por el populismo conservador, muestra aún oportunidades para defender la libertad académica inexistentes en una autocracia leninista como la cubana.

Conclusiones

Coincido con Herrera (2015, p. 114) en que «el objetivo fundamental de una política científica que sirva a la transformación política, económica y social de América Latina debe ser, entonces, crear una capacidad científica autónoma en todos los campos del conocimiento», lo que supone «la capacidad de tomar decisiones basadas en las propias necesidades y objetivos en todos los campos de la actividad social». La apropiación pública del conocimiento científico es imprescindible para empoderar a la ciudadanía en procesos de desarrollo socioeconómico, gestión pública y participación política. La movilización del conocimiento por académicos latinoamericanos supone la libertad de investigación, enseñanza y difusión.

Empero, en el seno de la academia latinoamericana actual se siguen evaluando de modo diferente autoritarismos condenables y excusables (Chaguaceda, 2020). La disponibilidad asimétrica de posicionamientos ante el Escila populista brasileño y la Caribdis autocrática cubana lo revelan. Pero no hay que elegir, por ideología o grado de control, entre modos diferentes de censurar la libertad académica. Lo correcto sería asumir simultáneamente la diferencia estructural de ambos casos —diferencia que explica las posibilidades de resistir y revertir el avance autoritario— al tiempo que sostenemos una denuncia común de sus efectos sobre los derechos humanos y la democracia.

Referencias

  • Chaguaceda, A.(2020, julio 26). La utopía cuestionada: academia y consenso democrático en Latinoamérica. Agenda Pública. Recuperado de http://agendapublica.elpais.com/la-utopia-cuestionada-academia-y-consenso-democratico-en-latinoamerica/
  • Gallego, J. R., Angel, S., Gómez, D., Ruiz, O., Rodríguez, C., y Suárez, A. (2020a). Discriminación política en la educación superior cubana como una violación al derecho a la libertad académica, (Informe n.º 1). Observatorio de Libertad Académica. Recuperado de https://bit.ly/37mE50u
  • Gallego, J. R., Angel, S., Gómez, D., Ruiz, O., Rodríguez, C., y Suárez, A. (2020b). Ataques por motivos políticos y prácticas de ideologización en las universidades cubanas como violación al derecho a la libertad académica, (Informe n.º 2). Observatorio de Libertad Académica. Recuperado de https://bit.ly/3lZNA9D
  • Hübner, C., Sanctis de Brito, A., Angotti, B., Romani, F., Silva, L., y Pires, N. (2020). Academic Freedom in Brazil. GPPi. Recuperado de https://www.gppi.net/2020/09/01/academic-freedom-in-brazil
  • Herrera, A. (2015). Ciencia y política en América Latina, Buenos Aires: Biblioteca Nacional.
  • Lefort, C. (2014). El pueblo y el poder. Buenos Aires: Prometeo.
  • Moliner, O., y Ramel, S. (2018). Una mirada sobre el trabajo en red del Laboratoire International Sur L’Inclusion Scolaire (Lisis): afianzando una cultura colaborativa para la movilización del conocimiento sobre educación inclusiva. Profesorado. Revista de Currículum y Formación de Profesorado, 22(2), 91-109. Universidad de Granada.
  • Naidorf, J. (2017). La movilidad del conocimiento pedagógico. En L. Abrate (comp.). La pedagogía ante los desafíos actuales: debates, propuestas, intervenciones. Córdoba, Argentina: Universidad Nacional de Córdoba.
  • Noce, C. (2020, septiembre 22). Cuba y Brasil: el arte como política de Estado. Infobae. Recuperado de https://www.infobae.com/america/opinion/2020/09/22/cuba-y-brasil-el-ataque-al-arte-como-politica-de-estado/
  • Schedler, A. (2019). Solidaridad ciudadana en democracias violentas. Nueva Sociedad, 282. unesco. (1997, noviembre 11). Recomendación relativa a la Condición del Personal Docente de la Enseñanza Superior. Recuperado de http://portal.unesco.org/es/ev.php-URL_ID=13144&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html

Descargas

Nuestro Podcast

Hidrógeno: ¿La tercera revolución industrial?
A 30 años de la reunificación alemana
KAS Partidos: ¿Cómo conectar partidos con los nuevos desafíos?
El milagro antártico
El secreto de Uruguay en la lucha contra el Covid-19
¿La crisis climática es noticia?
¿Qué se define en la batalla por el 5G?
Cuatro cuestiones que no volverán a ser como antes

sigue leyendo en

La pandemia en América Latina
Ciencia versus política

Ciencia versus política

La actividad científica
genera conocimiento e
información sobre la base
del contraste de diferentes
modelos, puntos de vista e
ideas sobre la naturaleza,
el universo que nos rodea y
sobre nosotros mismos.

Triple crisis en Brasil

Triple crisis en Brasil

La crisis provocada
por la pandemia
mostró dos proyectos
federativos antagónicos:
gobernadores y
alcaldes pidiendo una
mayor coordinación
intergubernamental y el
ámbito central negándose
a ejercer este papel que le
confiere la Constitución.

Síguenos

Hidrógeno: ¿La tercera revolución industrial?
A 30 años de la reunificación alemana
KAS Partidos: ¿Cómo conectar partidos con los nuevos desafíos?
El milagro antártico
El secreto de Uruguay en la lucha contra el Covid-19
¿Qué se define en la batalla por el 5G?

Continúa leyendo

Aprendiendo de las crisis

Aprendiendo de las crisis

Punto de inflexión: según la matemática, es el punto donde los valores de una función pasan de un tipo de concavidad a otro. Según la economía, significa el cambio de tendencia. Según la filosofía, es un salto de paradigma. Considerando estas definiciones, el...

El debate 5G

El debate 5G

El desarrollo de la red 5G como prueba geopolítica: punto de partida* Los Estados miembros de la Unión Europea llevan más de un año debatiendo sobre si deberían limitar —y de qué modo— la participación del consorcio tecnológico Huawei en la expansión de la red europea...

Innovación, tecnología y democracia

Innovación, tecnología y democracia

Hablar de innovación en medio de la coyuntura de esta pandemia parecería trillado. La llamada nueva normalidad nos ha llevado a palpar lo que realmente significa la revolución digital. Hace pocas semanas, los diarios del sur de nuestro continente comunicaban, con...

Share This

Comparte en tus redes.

Comparte esta publicación!