Ciencia y política

Entre el apoyo y la imposición

Asesoramiento científico de la política
La era de la incertidumbre

La pandemia en América Latina

Libertad académica y movilización del conocimiento
Cuba y Brasil

Triple crisis en Brasil. Federalismo cooperativo, política democrática y política pública de salud

Ciencia versus política. Dilemas de la pandemia en México
Un diálogo prometedor: ciencia y política en Uruguay

Aportes de los centros de pensamiento

Construyendo puentes. Las kas en América Latina
Centros de pensamiento en América Latina

Desafíos a la ciencia y la tecnología

Innovación, tecnología y democracia
El debate 5G. Soberanía digital de Europa
Aprendiendo de las crisis. Energías renovables en América Latina

Visita nuestra web

dialogopolitico.org

Nuestras redes

El debate 5G

Soberanía digital de Europa
Isabel Skierka

Isabel Skierka

Doctora por la Universidad Tecnológica de Tallin, Estonia. Investigadora en el Digital Society Institute de la Escuela Europea de Administración y Tecnología (esmt), Berlín. Miembro no residente del Global Public Policy Institute de Berlín.

El desarrollo de la red 5G como prueba geopolítica: punto de partida*

Los Estados miembros de la Unión Europea llevan más de un año debatiendo sobre si deberían limitar —y de qué modo— la participación del consorcio tecnológico Huawei en la expansión de la red europea de telefonía móvil 5G. El debate ha estado acompañado de la presión constante de los Estados Unidos para excluir al proveedor de redes asiático de las infraestructuras europeas, con base en preocupaciones sobre la seguridad nacional. Numerosos expertos y autoridades de seguridad europeas también advierten contra los riesgos de una dependencia del fabricante chino en lo relativo a infraestructuras críticas como la red 5G.

Las leyes de China permiten al Gobierno de ese país obligar a empresas como Huawei o zte a colaborar con las autoridades de seguridad y posibilitan, así, el espionaje potencial o el sabotaje de infraestructuras críticas de conectividad en el extranjero. Aparte de los riesgos señalados constantemente con respecto a la seguridad nacional, una fuerte dependencia de gigantes tecnológicos extranjeros conlleva desventajas económicas e industriales significativas. Si Europa apuesta por la tecnología de Huawei en las redes 5G, a largo plazo, competidores europeos como Nokia y Ericsson apenas podrán sobrevivir frente a un gigante tecnológico cada vez más poderoso y, probablemente, subvencionado por el Gobierno chino (Yap, 2019).

La pandemia de covid-19 ha puesto de relieve, con mayor intensidad, los riesgos que entraña la dependencia en el ámbito de las infraestructuras digitales críticas, y de las que, en el futuro, necesitaremos más que nunca. Esto supone una carga adicional para las relaciones comerciales entre Europa y China. Por otra parte, también aumenta la presión política y económica por desarrollar la próxima generación de redes de comunicación móviles de forma rápida, rentable y generalizada. Dicha estructura es importante en la medida en que la próxima generación de comunicaciones móviles combinará un enorme potencial de innovación económica, el cual tendrá un peso decisivo en el mantenimiento de la competitividad de la economía europea. En tal contexto, a favor de Huawei no solo habla el que ofrezca sus tecnologías a los operadores de telecomunicaciones a precios más bajos que sus competidores europeos, sino también que, hasta hace poco, Huawei parece contar con la capacidad de producción requerida para dicho desarrollo (Maizlandy Chatzky, 2020).1

Fuente: Pixabay

Así, atrapada entre sus dos principales socios comerciales —Estados Unidos y China—, la ue se enfrenta a una prueba geopolítica de diversos niveles. A largo plazo, ¿podrá Europa mantener la seguridad y fiabilidad de las infraestructuras digitales, de importancia central para la economía y la sociedad? Con la red 5G y la industrialización asociada a esta, ¿marcará Europa la pauta o seguirá perdiendo fuerza innovadora? ¿Cómo deberían manejar los Estados miembros de la ue su dependencia de tecnologías extranjeras y lograr la soberanía digital, una de las prioridades políticas de la Comisión de la ue bajo el mando de Ursula von der Leyen? En particular, el fortalecimiento de la soberanía digital podría ser el desafío estratégico más importante al que la ue deba enfrentarse a largo plazo , sobre todo en el contexto de la intensificación del conflicto comercial entre Estados Unidos y China y un inminente desacoplamiento de las cadenas de distribución tecnológicas.

Un manual para la vía intermedia europea

Con la simple exclusión tecnológica de un proveedor específico de las redes 5G, el problema no queda resuelto. La ue no se ha limitado a la búsqueda de una solución tajante. Después de un largo proceso de coordinación, recientemente los miembros de la ue han acordado un procedimiento uniforme para hacer frente a los riesgos de seguridad en las redes 5G: en enero de 2020, el nis (Network Information Security) —un grupo de cooperación formado por representantes de los Estados miembros de la ue, la Comisión Europea y la Agencia de Ciberseguridad de la ue, enisa— aprobó el Manual de ciberseguridad 5G (eunis Cooperation Group, 2020; Weise, 2020). Dicho documento se elaboró a partir de una evaluación global de riesgos de la ue (eunis Cooperation Group, 2019), adoptada en octubre de 2019, y sienta las bases para un enfoque europeo coordinado de redes 5G confiables. Si bien el manual no favorece la exclusión de proveedores específicos, sí señala medidas técnicas y estratégicas para reducir los riesgos de seguridad, así como la dependencia crítica de redes 5G. El manual deja claro que los riesgos estratégicos, en particular, el «riesgo de interferencia de terceros países o los riesgos de dependencia», no se pueden superar con medidas puramente técnicas, sino que exigen medidas políticas o reguladoras.

« Sin mencionar explícitamente el nombre de Huawei, el documento de la ue subraya que, en la consolidación de redes 5G, se debería limitar el uso de tecnología proveniente de proveedores de alto riesgo, o bien excluirlo de aquellas secciones críticas de la red. »

Sin mencionar explícitamente el nombre de Huawei, el documento de la ue subraya que, en la consolidación de redes 5G, se debería limitar el uso de tecnología proveniente de proveedores de alto riesgo, o bien excluirlo de aquellas secciones críticas de la red. Tal y como lo señala ya la evaluación de riesgos, las secciones críticas de la infraestructura conectiva 5G pueden incluir tanto funciones de la red central como de la red de acceso. Por otra parte, los Estados miembros deben velar por que los operadores de la red eviten, o al menos limiten, la dependencia problemática con respecto a un único proveedor, o relativa a distintos proveedores con un perfil de riesgo similar. Con ello se contribuirá a la fiabilidad de las redes, pues la diversidad de fabricantes de componentes 5G aumenta la duplicación de tecnologías conectivas y, por ende, la resiliencia de las redes, en casos ejemplares como fallas técnicas o sabotajes. Asimismo, la Comisión de la ue debe adoptar medidas regulatorias y políticas, junto con los Estados miembros, para diversificar y acentuar el carácter europeo de las cadenas de distribución 5G a largo plazo y, con ello, contribuir en última instancia a la soberanía digital europea. Entre estas se cuentan, por ejemplo, medidas para mejorar la evaluación de las inversiones, regulaciones sobre los contratos, reglas antidumping o medidas para fomentar la investigación y el desarrollo en Europa.

Sobre la base de dicho manual, los Estados miembros de la ue deberán ahora decidir cómo lidiar con los riesgos de seguridad y las posibles dependencias en relación con los proveedores chinos en sus redes de telecomunicaciones 5G. En los casos concretos acerca de cómo manejar los riesgos residuales, y si permitir o excluir fabricantes específicos de los suministros conectivos, son los propios Estados miembros quienes deciden. Para el verano, el grupo de cooperación nis evaluará las medidas tomadas por cada Estado miembro.

Decisiones en el conflictivo campo de la política comercial

Aun así, los acontecimientos recientes en la disputa comercial entre Estados Unidos y China podrían afectar severamente la decisión que para entonces se tomase en torno al empleo de tecnología conectiva china. A mediados de mayo, Estados Unidos impuso nuevas restricciones a la exportación, dirigidas específicamente al grupo taiwanés tsmc, principal proveedor de chips de Huawei (Tai, 2020). Con las nuevas restricciones Estados Unidos estaría evitando, de facto, que Huawei continuase teniendo acceso a semiconductores de gama alta, de los que depende forzosamente para el desarrollo y, sobre todo, para la producción de sus componentes de red. Si Estados Unidos implementa dichos controles según lo planeado, Huawei podría verse en serios apuros de distribución. Incluso para aquellos países a favor de la utilización de tecnología conectiva proveniente de Huawei, cabría el riesgo de que el consorcio chino no pudiese cumplir con sus obligaciones de entrega, o bien que, en el futuro, los plazos de distribución se ampliasen significativamente. Por otro lado, los expertos en Gran Bretaña temen que un cambio fundamental en la cadena de suministros modifique negativamente el perfil de riesgo de Huawei (Warrel y Fiildes, 2020; Kleinhans, 2020).

Por el momento, Europa muestra una imagen dividida en torno a la cuestión de cómo hacer frente a los riesgos de seguridad nacional y las dependencias tecnológicas. Algunos países como Bélgica, Estonia, Francia, Italia, Polonia o la República Checa han restringido el acceso de fabricantes de alto riesgo como Huawei a la red 5G, o bien, han aprobado leyes pertinentes que permitan derechos de veto para sus agencias de seguridad, así como controles más estrictos. Otros miembros de la ue todavía se muestran vacilantes y dejan, por el momento, un amplio margen de maniobra a fabricantes chinos como Huawei. Entre ellos se cuentan países como España, Portugal y Finlandia, incluso Gran Bretaña. Con todo, bajo la presión americana, también en este caso es palpable un cambio de rumbo hacia una gestión más restrictiva de los proveedores chinos (Schwarten, 2020; Petereit, 2020).

El debate alemán: sin final a la vista

« Los empresarios señalan, una y otra vez, que la construcción oportuna de redes 5G en Alemania es crucial si el país quiere ocupar una posición de liderazgo en el ámbito de las industrias 4.0 y convertirse en un mercado 5G influyente y vanguardista. »

En tanto es la mayor economía europea y el país con el mercado de telecomunicaciones más grande dentro de la Unión, con la decisión que tome con respecto a las cuestiones sobre la seguridad de las redes 5G, Alemania enviará, sin duda, una señal importante a otros miembros indecisos de la ue. Sin embargo, hasta ahora, el Gobierno federal ha batallado para encontrar una posición política común y unificada. Si bien la implicación de Huawei en el establecimiento de redes 5G alberga riesgos políticos y económicos considerables, en potencia, la industria alemana tiene mucho que perder. La exclusión de Huawei de la red podría conducir a represalias de Beijing contra empresas alemanas muy bien afianzadas en el mercado chino, como Volkswagen, Siemens o basf. Previamente, diplomáticos chinos, así como el embajador chino en Alemania, han puesto sobre la mesa dicha posibilidad (Wurzel, 2020; Barkin, 2019). Por ello, según informes de los medios, la propia canciller alemana intervino el año pasado con el fin de evitar restricciones contra los proveedores chinos (Koch, Neuerer y Scheuer, 2020). Por su parte, los empresarios señalan, una y otra vez, que la construcción oportuna de redes 5G en Alemania es crucial si el país quiere ocupar una posición de liderazgo en el ámbito de las industrias 4.0 y convertirse en un mercado 5G influyente y vanguardista. Incluso ahora, la Cancillería y el Ministerio Federal de Economía mantienen una posición más favorable hacia China que otras partes del Gobierno, en particular el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Originalmente, el Gobierno adoptó un enfoque puramente tecnológico para evaluar los riesgos de seguridad 5G. Este consistió en revisiones del código fuente, certificaciones y declaraciones de confianza2 de los fabricantes (Bundesnetzagentur, 2019). La estructura corporativa de los proveedores tecnológicos y el contexto político y legal en el que estos actúan —aspectos claves a los que también hace referencia explícita la evaluación de riesgos de la ue— no podrían ser examinados bajo tal modelo. A pesar de tal intento, la resolución de un asunto de tan elevada relevancia política con medios técnicos provocó resistencias en el Parlamento alemán (Bundestag) e incluso dentro del Gobierno mismo. El grupo parlamentario del spd, una parte de la oposición y algunos parlamentarios de la cdu insistieron en criterios más estrictos para auditar a los fabricantes, que no solo tuvieran en cuenta aspectos técnicos, sino que incluyesen aspectos político-estratégicos y económicos.

Fuente: Shutterstock.

Burocratización en vez de soluciones políticas

Con el nuevo proyecto legislativo, la «Ley para fortalecer la seguridad de los sistemas tecnológicos de información» (conocida como it Security Act 2.0), presentada en mayo de 2020, el Ministerio Federal del Interior planea zanjar la disputa sobre la participación de Huawei en el desarrollo de la red 5G. En la justificación de dicho proyecto de ley, el Ministerio admite que «ni la certificación de componentes, ni la verificación de los conceptos de seguridad, previenen al cien por ciento contra el acceso fraudulento al software o hardware o contra la posibilidad de sabotaje o espionaje por los fabricantes» (Entwurfeines Zweiten…, 2020, pp. 58 ss). De acuerdo con el parágrafo 9b previsto en el proyecto de ley para la seguridad informática (bsgi-bsi, por sus siglas en alemán), los fabricantes de componentes conectivos cruciales sujetos a certificación (entre los que se incluyen componentes para las redes de telecomunicaciones)3 deben extender al operador de dicha infraestructura crítica una garantía de fiabilidad de sus componentes, que cubra, asimismo, toda la cadena de suministro del fabricante. Si el fabricante no es confiable, bien sea porque viole las obligaciones contraídas en la declaración de garantía o porque el componente contenga defectos intencionales,4 el Ministerio del Interior puede prohibir el uso de tales componentes. Ren Zhengfei, ceo de Huawei, dijo ya en 2019 que firmaría las declaraciones de garantía de buen grado (Heide, 2019).

A pesar de la afirmación de que mecanismos puramente técnicos no podrían resolver el problema de la fiabilidad, las regulaciones legales propuestas continúan descansando primordialmente en el control técnico de la seguridad informática. Dicho enfoque contribuye a la burocratización de las decisiones sobre la red 5G, más que a una solución política (Schallbruch, 2020). Este argumento probablemente no convenza a aquellos escépticos dentro del Parlamento alemán, así como en el Gobierno, incluido el Ministerio de Relaciones Exteriores, razón por la cual el debate probablemente se prolongará más allá del otoño de 2020, fecha en la que estaba prevista la aprobación de dicha ley.

Otra enfoque resolutivo posible sería la enmienda relativa a una evaluación política sobre la fiabilidad de los fabricantes, teniendo en cuenta los riesgos estratégicos a los que se refieren la evaluación de riesgos de la ue y el Manual de ciberseguridad. Esta evaluación podría ser llevada a cabo por el Consejo de Seguridad Federal (bsr), por ejemplo, o por otro organismo de estructura similar. El bsr es un comité secreto adscrito al Gabinete federal que decide sobre la aprobación de las exportaciones de armas. Este modelo podría transferirse a la toma de decisiones sobre la instalación de componentes conectivos y es defendido abiertamente por los miembros del spd (Finke, Mascolo y Mühlauer, 2020). De tal modo, Alemania podría seguir el ejemplo de Francia e Italia. Estos Estados miembros han otorgado a los ministros de sus gobiernos, o a las autoridades de seguridad correspondientes, el poder de examinar los planes de los operadores de red para introducir tecnología 5G bajo el contexto de intereses relativos a la seguridad nacional, así como decidir sobre su aprobación (Shi, 2020; Reuters, 2019). Otra opción sugerida por los expertos es un procedimiento mediante el cual la ue determine si un tercer país, por ejemplo China, garantiza un nivel adecuado de protección relativo a la fiabilidad de sus componentes. Según dicho proceso, la ue podría seguir reglas similares a las del Reglamento General Europeo de Protección de Datos y cerrar el acuerdo correspondiente con el tercer país (Schallbruch, 2020).

Mientras tanto, los proveedores de telecomunicaciones se encuentran bajo la presión de modernizar sus redes. Telefónica, Deutsche Telekom y Vodafone subrayan que no utilizarán ninguna tecnología de Huawei en sus redes centrales 5G y que incorporarán en ellas a Ericcson y Nokia, en cambio. Con todo, todavía está en sus planes el uso parcial de tecnología de Huawei para la red de acceso. Una razón importante para ello es que los operadores primero deben actualizar sus redes 4G dentro de una red 5G no autónoma. Esto significa que para el desarrollo de redes 5G no se requiere construir una infraestructura de telecomunicaciones móviles completamente nueva, sino que la estructura de la red celular se moderniza y solo se expande allí donde es necesario. En la red de acceso 4G actual, todos los operadores tienen aún mucha tecnología Huawei instalada, la cual, con el tiempo, solo se remplazaría gradualmente, si es que se lo hace (Martin-Jung, 2020; Lore, 2020).

« Independientemente del resultado del debate alemán, este sirve de ejemplo sobre cómo pueden debatir pública y democráticamente los poderes Legislativo y Ejecutivo las decisiones sobre el uso de tecnologías estratégicas. »

Independientemente del resultado del debate alemán, este sirve de ejemplo sobre cómo pueden debatir pública y democráticamente los poderes Legislativo y Ejecutivo las decisiones sobre el uso de tecnologías estratégicas, incluso aunque la conciencia sobre el alcance de dichas decisiones haya surgido en Alemania tardíamente.

Más allá de la 5G: soberanía digital en Europa

Pese a que el debate sobre la seguridad de las redes 5G gira principalmente, y de forma muy superficial, en torno a la ciberseguridad y la seguridad nacional, en Europa su dimensión estratégica verdaderamente importante se refiere a la soberanía digital. En los Estados democráticos la soberanía digital significa, en términos generales, la capacidad de un ente (sea el Estado, una empresa o un individuo) para poder actuar y decidir de forma independiente en el espacio digital.5 La base de la soberanía digital reside en el dominio de las competencias y tecnologías claves, así como en la capacidad de tomar decisiones entre socios alternativos confiables, al tiempo que se las continúa desarrollando, si cabe (Bitkom, 2015; Bitkom Research, Accenture GmbH y fzi, 2017). En dicho contexto, soberanía no es sinónimo de autosuficiencia. Más bien, aquella estriba precisamente en la facultad de asumir las dependencias, así como en poder controlar y (en cierto sentido) dominar aquellas tecnologías y competencias mediante una capacidad de evaluación y actuación adecuada.

Entonces, ¿cómo puede Europa fortalecer su soberanía digital 6 y así cumplir la meta estratégica proclamada por la Comisión Europea? (European Commision, 2019). Puesto que los Estados miembros de la ue dependen cada vez más de proveedores tecnológicos extranjeros —o no europeos—, sobre todo en ámbitos como la cloud, la infraestructura de datos y software —dentro de sistemas operativos móviles o fijos—, pero también los que se relacionan con semiconductores y microprocesadores, alcanzar dicha meta no será tarea fácil. Irónicamente, uno de los pocos campos tecnológicos en los que las empresas europeas actualmente siguen siendo pioneras es el de la fabricación de tecnología móvil. Dos de los tres líderes del mercado en el campo de las redes de acceso de radio (radio access network) —Ericsson y Nokia— son fabricantes europeos y competidores de Huawei. En consecuencia, en el marco del debate 5G, un primer paso debería consistir en fortalecer la posición de los fabricantes europeos frente a los competidores chinos. A este respecto, no se trata aquí de tomar medidas proteccionistas contra las empresas tecnológicas chinas, sino más bien de garantizar la aspiración a condiciones competitivas equitativas y justas dentro del mercado europeo, esto es, nivelar el campo de juego. Ello no solo demanda directrices de seguridad, sino también medidas a largo plazo en los ámbitos del derecho comercial y la política industrial, tal y como son recomendadas por el Manual de ciberseguridad 5G de la Unión Europea.

Sin embargo, como lo muestra el conflicto actual en torno a las cadenas de distribución de semiconductores, surge ahora la cuestión sobre hasta qué punto Europa puede todavía tener una voz en las rivalidades geopolíticas por el control de tecnologías estratégicas. Para mejorar la capacidad de actuación autónoma de los Estados miembros dentro del espacio digital en general —y en las redes 5G, en particular—, la ue debe fortalecer su propia base industrial en sectores tecnológicos claves , así como abordar estratégicamente las dependencias necesarias mutuas, en un mundo caracterizado por la globalización de las cadenas de suministro. En lugar de resolver la dependencia mediante la desvinculación, Europa debería intentar manejarla sabiamente, con ayuda de una diplomacia competente, de herramientas comerciales y del fortalecimiento selectivo de competencias particulares.

Primeros pasos hacia una mayor capacidad de actuación en el espacio digital

« Para mejorar la capacidad de actuación autónoma de los Estados miembros dentro del espacio digital en general —y en las redes 5G, en particular—, la ue debe fortalecer su propia base industrial en sectores tecnológicos claves. »

En un primer paso, los responsables de la toma de decisiones en Europa deberán, por tanto, determinar de qué tecnologías y competencias claves deberían disponer y en qué ámbitos podrían asumir dependencias. Ello debe ir acompañado de una estrategia que aborde la dependencia de proveedores tecnológicos extranjeros, resultado inevitable de las cadenas de valor globalizadas actuales. Las cuestiones que en tal sentido tendrían que responderse son, sobre todo, las siguientes: ¿A largo plazo, con qué socios confiables pueden y deben colaborar los miembros de la ue en el ámbito tecnológico? ¿Cuál es el marco que debe preceder a dicha cooperación? La confiabilidad y apertura de los sistemas políticos de los socios colaboradores, incluyendo sus ordenamientos jurídicos, así como las experiencias previas con esos colaboradores, deberán jugar un papel destacado en las alianzas económicas y políticas.

Por otra parte, los Gobiernos deberán promover activamente la innovación y fortalecer la transformación digital de la base industrial existente mediante la aplicación centralizada de tecnologías claves como la robótica, la inteligencia artificial (talentos y tecnologías) y la informática de punta. Los miembros de la ue deberán invertir en investigación y desarrollo, así como en proyectos innovadores aplicados (también en cooperación con el sector privado). Deberán aprovechar eficazmente su papel como usuarios y compradores para promover tecnologías selectivas. Además, los Estados deberán garantizar un alto grado de seguridad jurídica frente al uso de nuevas innovaciones. Esto ya ha dado comienzo mediante el programa Proyectos Importantes de Interés Común Europeo (ipcei, por sus siglas en inglés) en el campo de la microelectrónica, o con el proyecto de las Redes Europeas para Centros de Competencia en Ciberseguridad —en el marco del programa de financiación Horizonte 2020—.7 Con el fin de garantizar la transparencia y el control de la tecnología de la información, pero también para promover las oportunidades de innovación, los legisladores a nivel europeo podrían obligar a los fabricantes y proveedores a abrir sus tecnologías y forzar una mayor interoperabilidad. Igualmente, los Estados miembros de la ue también deberán examinar y fortalecer aquellos instrumentos jurídicos comerciales y cualesquiera que crean que podrían garantizar una nivelación del campo de juego del mercado europeo.

« A nivel internacional, Europa tendrá que crear condiciones necesarias y justas para todos los involucrados, adaptando regulaciones para el comercio, la inversión extranjera directa y las adquisiciones. »

A nivel internacional, Europa tendrá que crear condiciones necesarias y justas para todos los involucrados, adaptando regulaciones para el comercio, la inversión extranjera directa y las adquisiciones. Respetando los principios de una economía europea abierta y competitiva, la ue tendrá dificultades para ampliar la evaluación de las ayudas estatales a las empresas con sede social fuera de la ue, apoyar a las empresas europeas con fondos de inversión —sea en los ámbitos de la investigación y el desarrollo, como en el sector de las aplicaciones— y fortalecer sus instrumentos de control sobre la inversión extranjera directa. La ue ya ha comenzado con esta tarea, según el Reglamento para el Control de las Inversiones Extranjeras Directas, de octubre de 2019 (Leonard et al., 2019).8

Si Europa quiere conservar la capacidad de modelar su futuro digital en aquellos ámbitos centrales, estos son los pasos necesarios que deben darse en un futuro cercano. La consolidación a largo plazo en el campo de las tecnologías digitales claves y su aplicación se convertirá en uno de los activos estratégicos más importantes de Europa y será la condición indispensable para mantener su influencia política y económica en el futuro.

Traducción: Juan Carlos Gordillo

Referencias bibliográficas

  • Barkin, N. (2019, noviembre 27). Europe’s Backlash Against Huawei Has Arrived. Foreign Policy. Recuperado de https://bit.ly/2TlrS3y
  • Bitkom Research, Accenture GmbH y FZI. (2017, junio). Kompetenzen für eine Digitale Souveränität. Bitkom Research. Recuperado de https://bit.ly/3jqaKV0
  • Bitkom. (2015). Digitale Souveränität. Positionsbestimmung und erste Handlungs-empfehlungen für Deutschland und Europa. Recuperado de https://bit.ly/3jh2d6Q.
  • Bundesnetzagentur (Agencia Federal de Redes). (2019, septiembre 9). Katalog von Sicherheitsanforderungen, Version 2.0 (Stand 29.04.2020). Recuperado de https://bit.ly/3mhdHJB
  • Entwurf eines Zweiten Gesetzes zur Erhöhung der Sicherheit informationstechnischer Systeme (Proyecto de ley del Ministerio Federal del Interior) (2020, mayo 7). intrapol.org. Recuperado de https://bit.ly/34jyiqg
  • EPSC. (2019, julio 18). Rethinking Strategic Autonomy in the Digital Age.EPSC Strategic Notes. Recuperado de https://bit.ly/34kRHXP
  • EU NIS Cooperation Group. (2019, octubre 9). EU coordinated risk assessment of the cybersecurity of 5G networks. Recuperado de https://ec.europa.eu/newsroom/dae/document.cfm?doc_id=62132
  • EU NIS Cooperation Group. (2020, enero). Cybersecurity of 5G net-works–EU Toolbox of risk mitigating measures. Recuperado de https://bit.ly/2FWO5lK
  • European Commision. (2019, septiembre 10). The von der Leyen Commission: for a Union that strives for more. Recuperado de https://bit.ly/3dTCRe7
  • Finke, B., Mascolo, G, y Mühlauer, A. (2020, enero 29). Warum Huawei die Politik so sehr spaltet. Süddeutsche Zeitung. Recuperado de https://bit.ly/2Hq4Gir
  • Heide, D., Koch, M., Leitel, K., y Riecke, T. (2019, mayo 13). Huawei will jede Vertrauenswüridgkeitserklärung unterschreiben–Berlin bleibt skeptisch. Handelsblatt. Recuperado de https://bit.ly/35ieLWs
  • Kania, E. B., y Sheppard, L. R. (2019, octubre 12). Why Huawei Isn’t So Scary. Foreign Policy. Recuperado de https://foreignpolicy.com/2019/10/12/huawei-china-5g-race-technology.
  • Kleinhans, J.-P. (2020, mayo 27). TSMC prepares for US-China chips decoupling. Technode. Recuperado de https://bit.ly/31wIdXT.
  • Koch, M., Neuerer, D., y Scheuer, S. (2020, octubre 14). Merkel öffnet 5G-Netz für Huawei. Handelsblatt. Recuperado de https://bit.ly/2ThEBV5
  • Leonard, M., Pisani-Ferry, J., Ribakova, R., Shapiro, J., y Wolff, G. (2019, junio). Redefining Europe’s Economic Sovereignty. ecfr.eu. Recuperado de https://bit.ly/3dN7xxM
  • Lore, M. (2020, marzo 19). Huawei’s ‘18-month lead’ in 5G is telecom’s most spurious claim. Light Reading. Recuperado de https://www.lightreading.com/5g/huaweis-18-month-lead-in-5g-is-telecoms-most-spurious-claim/a/d-id/758064.
  • Lore, M. (2020, marzo 3). Goodbye Huawei, hello Ericsson: Swap-out gathers pace. Light Reading. Recuperado de https://bit.ly/35mL7j7
  • Maizland, L., y Chatzky, A. (2020, febrero 12). Huawei: China’s Controversial Tech Giant. Council on Foreign Relations. Recuperado de https://www.cfr.org/backgrounder/huawei-chinas-controversial-tech-giant.
  • Martin-Jung, H. (2020, junio 2). Raus aus dem Kern. Süddeutsche Zeitung. Recuperado de https://bit.ly/2IYaAb5
  • Nakashima, E. (2019, mayo 29). U.S. pushes hard for a ban on Huawei in Europe, but the firm’s 5G prices are nearly irresistible. The Washington Post. Recuperado de https://wapo.st/2TiACaU
  • Petereit, D. (2020, junio 5). Kein Huawei-5G in Großbritanneinmein: Johnson vollzieht Kehrtwende.T3N. Recuperado de https://bit.ly/3dR1ZCn
  • Reuters. (2019, septiembre 5). Italy approves use of special powers over 5G supply deals. Recuperado de https://reut.rs/3knxsP2
  • Schallbruch, M. (2020, mayo 18). Wir werden noch lange über Huawei streiten. [Entrevista con Paul Dalg], Tagesspiegel Background Digitalisierung & KI. Recuperado de https://bit.ly/3dRs848
  • Schwarten, M. (2020, mayo 25). Großbritannien will Huawei doch vom 5G-Ausbau ausschließen. 5G-Anbieter.info. Recuperado de https://bit.ly/3oldt66
  • Shi, W. (2020, julio 26). Frenchparliament passes “Huawei Law” to govern 5G security. telecoms.com. Recuperado de https://bit.ly/37yd7CU
  • Skierka, I. M. (2020, diciembre). Stellungnahme zur Anhörung des Ausschusses Digitale Agenda zum Thema. IT-Sicherheit von Hard- und Software als Voraussetzung für Digitale Souveränität. ResearchGate. Recuperado de https://bit.ly/3kmrDkZ
  • Tai, K. (2020, mayo 27). Angriff mit dem Skalpell. Zeit Online. Recuperado de https://bit.ly/35nlRcy
  • Warrel, H., y Fiildes, N. (2020). UK review of Huawei eyes impact of US sanctions. Financial Times. Recuperado de https://on.ft.com/3m58Kn0
  • Weise, S. (2020, febrero). Brüssels 5G-Toolbox kurz erklärt. kas. Recuperado de https://bit.ly/3kmjMUd
  • Wurzel, S. (2020, enero 5). Drohungen gegen deutsche Firmen in China. Tagesschau. Recuperado de https://bit.ly/3kzVTch
  • Yap, Ch.-W. (2019, 25 de diciembre). State Support Helped Fuel Huawei’s Global Rise. The Wall Street Journal. Recuperado de https://www.wsj.com/articles/state-support-helped-fuel-huaweis-global-rise-11577280736.

1 Para un debate sobre estos argumentos, consúltese Kania y Sheppard (2019) y Lore (2020).

2 Esto equivale a una cláusula de no espionaje entre el proveedor y el operador de la red. En esta cláusula los proveedores aseguran que están legal y efectivamente en posición de negarse a divulgar información confidencial del cliente a terceros. Sin embargo, el mecanismo carecía de verificación, aplicación o de mecanismos de evaluación.

3 Con una enmienda adicional a la sección 109 (2) de la tkg (Ley de Telecomunicaciones), el proyecto de ley para la seguridad informática 2.0 promulga un requisito de certificación para componentes críticos en redes públicas de telecomunicaciones o servicios de telecomunicaciones de acceso público. Por lo tanto, este párrafo también se refiere a componentes de la red 5G.

4 Otros criterios se enumeran en la Sección 9b (4) bsigRefE.

5 Esta sección se basa en partes de la intervención de Isabel Skierka el 11 de diciembre de 2019 en el Bundestag alemán (Skierka, 2020).

6 Ocasionalmente, en lugar del término soberanía digital también se utiliza autonomía estratégica digital.

7 Véase también epsc (2019).

8 Véase también eu nis Cooperation Group (2020, pp. 7 ss.).


* Publicado originalmente en la serie Periscope, n.º 3/2020, del Programa Regional para Australia y el Pacífico de la kas.

Descargas

Nuestro Podcast

Hidrógeno: ¿La tercera revolución industrial?
A 30 años de la reunificación alemana
KAS Partidos: ¿Cómo conectar partidos con los nuevos desafíos?
El milagro antártico
El secreto de Uruguay en la lucha contra el Covid-19
¿La crisis climática es noticia?
¿Qué se define en la batalla por el 5G?
Cuatro cuestiones que no volverán a ser como antes

sigue leyendo en

Desafíos a la Ciencia y la Tecnología
Aprendiendo de las crisis

Aprendiendo de las crisis

Punto de inflexión: según la matemática, es el punto donde los valores de una función pasan de un tipo de concavidad a otro. Según la economía, significa el cambio de tendencia. Según la filosofía, es un salto de paradigma. Considerando estas definiciones, el surgimiento del covid-19 marca ese punto de inflexión en nuestra economía e historia como civilización humana, que genera un estado de crisis y profetiza cambios.

Innovación, tecnología y democracia

Innovación, tecnología y democracia

Hablar de innovación en medio de la coyuntura de esta pandemia parecería trillado. La llamada nueva normalidad nos ha llevado a palpar lo que realmente significa la revolución digital. Hace pocas semanas, los diarios del sur de nuestro continente comunicaban, con sorpresa, que la empresa Mercado Libre, emprendimiento digital de comercio electrónico y pagos, que hace pocos años inició su operación en un viejo garaje de Buenos Aires, valía ahora casi 25 veces más que ypf, la empresa de petróleos más importante de Argentina en las últimas décadas.

Síguenos

Hidrógeno: ¿La tercera revolución industrial?
A 30 años de la reunificación alemana
KAS Partidos: ¿Cómo conectar partidos con los nuevos desafíos?
El milagro antártico
El secreto de Uruguay en la lucha contra el Covid-19
¿Qué se define en la batalla por el 5G?

Continúa leyendo

Aprendiendo de las crisis

Aprendiendo de las crisis

Punto de inflexión: según la matemática, es el punto donde los valores de una función pasan de un tipo de concavidad a otro. Según la economía, significa el cambio de tendencia. Según la filosofía, es un salto de paradigma. Considerando estas definiciones, el...

Innovación, tecnología y democracia

Innovación, tecnología y democracia

Hablar de innovación en medio de la coyuntura de esta pandemia parecería trillado. La llamada nueva normalidad nos ha llevado a palpar lo que realmente significa la revolución digital. Hace pocas semanas, los diarios del sur de nuestro continente comunicaban, con...

Construyendo puentes

Construyendo puentes

Desde 1955, la Fundación Konrad Adenauer trabaja en la formación política nacional e internacional, abogando por la promoción de la unificación europea, apoyando el arte y la cultura, promoviendo con becas a estudiantes talentosos y candidatos a doctorado, y...

Ciencia versus política

Ciencia versus política

Introducción En el contexto actual, caracterizado por una pandemia que ha puesto al mundo entero frente a uno de los mayores retos para la humanidad, la toma de decisiones para enfrentar al covid-19 ha tomado un papel relevante. En México, la crisis de salud pública,...

Triple crisis en Brasil

Triple crisis en Brasil

Introducción* La pandemia de covid-19 en Brasil produjo una convergencia deletérea entre política, ciencia y cooperación federativa. La desastrosa marca de 150.000 muertos y casi 4,8 millones infectados es resultado directo de la combinación de estos factores que se...

Share This

Comparte en tus redes.

Comparte esta publicación!